20 de junio de 2011

Bokatón


La publicidad, generalmente, no busca una respuesta del receptor. Es pura retórica. Nadie va a estar detrás de cada cartel para responder. Aún así la publicidad nos plantea preguntas y retos con la intención de provocar una reacción.
A veces todo esto va bien. Funciona siempre y cuando no aparezca ruido en el mensaje. Ruido en forma de 'otros' mensajes. Más crípticos, más sin sentido. A veces lo tienen pero está oculto.
Aquí un ejemplo en el que ese ruido, esos mensajes laterales, más complejos, están vacíos de significado.
Por un lado tenemos un clásico bocadillo de tortilla de patatas ligeramente mayor de lo habitual bautizado con el sonoro nombre de Bocatón, así en plan hipérbole. Esto ya nos habla bastante de las características del bocadillo en cuestión.
Pero encontramos como han sustituido la c por una k, cambiado el estilo de fuente por una negrita en un cuerpo superior, con otro color y entrecomillado, y nos empezamos a encontrar cierta confusión. Cierta zozobra, porque nada nos explica el porqué de esa K. No tiene relación con nada. Pero, dejémoslo ahí.
Luego un copy en un tipo de letra más informal, como hecho a mano, que nos reta, poniendo casi en duda nuestra capacidad para acometer la ingesta del dichoso bocadillo, funciona muy bien porque refuerza la cualidad del producto y trata de provocar en el receptor una reacción apelando a su orgullo.

Pero...
Esa frase de cierre: -¡Qué GRANDE eres!- ¿Qué nos dice?¿Qué aporta?
A mí me confunde más:
  • ¿Se le dice al receptor? ¿Me dicen lo grande que soy por haber sido capaz de terminarme el bocadillo antes de decidirme a comerlo? ¿Por qué esa condescendencia ahora?
  • ¿Se lo dice el publicista al bocadillo?¿Por qué abandona en este punto la línea de comunicación, cuando ya había recorrido visualmente el cartel hasta la parte inferior, para hablar con un bocadillo?
Le dieron por culo al bocadillo de cualquier manera.

2 comentarios:

ORE blu! dijo...

Kállaté!!

¿Porque la letra K? ¿Acaso quiero reforzar la orden pareciendo un macarra peligroso?
¿Porqué las 2 tildes? ¿Soy un anorante, o quiero hacer énfasis en varios puntos para dar más importancia a la orden?
¿Y esa doble admiración al final? ¿Es quizá porque me he plegado a las convenciones anglosajonas, porque en el interior de la mente española les vemos como superiores, y de esta forma enfatizo mi mensaje apoyándome en la supuesta inferioridad de tu condición ciudadana que quiero transmitirte?
¿O no?
O no??

Fran dijo...

Pirotecnia visual!